Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

"Nuestro cometido es dar calidad de vida, integración a nuestros mayores y servicio a la comunidad"

Paula Pons

El Centro de Día "El Molí" abre sus puertas en julio de este año, aunque la idea de poner en funcionamiento un centro para mayores diferente del concepto tradicional que ya existía comienza a gestarse varios años antes. Sus fundadores lo ponen en marcha con el objetivo principal de darles a los mayores la importancia que merecen. Cosa que consiguen con una buena dosis de ilusión y nuevas y diferentes ideas. "Nuestra mayor ilusión es desarrollar nuestro cometido, dando calidad de vida, integración de nuestros mayores y servicio a la comunidad" explican los responsables del centro.

Para obtener los resultados que se marcaron, el centro se rodeó del mejor equipo, un grupo de trabajo motivado, con iniciativa, profesionalizado y profundo conocedor de los problemas de las personas mayores y sus familiares. Un médico, un enfermero, una psicóloga, una fisioterapeuta, una trabajadora social y un técnico de animación sociocultural componen el grupo. Este mes, además, se une a ellos un educador social. Estos profesionales forman un grupo interdisciplinar, que ponen en común conocimientos y experiencias para poder aplicar las técnicas de motivación y trabajo más adecuadas a nuestros mayores. De este modo, cualquier tipo de necesidad de los usuarios está cubierta y éstos se sienten arropados, seguros y con fuerzas para afrontar con esperanza esta nueva etapa de sus vidas.

"El pilar fundamental de nuestro centro son las auxiliares de geriatría, la gobernanta y el director. Son los trabajadores que más horas pasan con los usuarios, por lo que con el tiempo llegan a establecer una relación de afecto y responsabilidad muy importante. Por ello, quisimos establecer desde el principio como requisito fundamental para estos trabajadores la posesión de un conjunto de aptitudes y habilidades, destreza y sensibilidad en las formas, un espíritu vocacional, una empatía con nuestros mayores para que éstos disfruten de cada momento que pasan en el centro y reciban el trato que se merecen" cuenta una de las trabajadoras de "El Molí".

Uno de los centros más grandes de España

El centro está situado en la avenida del Testar número 1 de Paterna, frente a la parada de metro Paterna, a dos pasos del centro, y con salida directa a otras poblaciones vecinas como Manises, Quart de Poblet y Mislata. Tiene 1000m2, lo que les sitúa entre los más grandes de España. En materia de acondicionamiento y habitabilidad, cuenta con las últimas novedades en materia constructiva, por ejemplo, en energías renovables al disponer de placas solares, aislamiento térmico y acústico de primera calidad, sistemas de renovación de aire y control de agua.

En el centro hay un salón-sala de estar en el que se desarrollan todo tipo de actividades. Tienen amplias mesas para los juegos y trabajos manuales, mesas bajas de centro alrededor de las cuales se desarrollan animadas tertulias, zona con sofás muy cómodos para hacer siestas, zona para ver la televisión, zona de ordenadores Incluso se pueden permitir el lujo de acondicionar una parte del salón para disfrutar de la música de un pianista y varios guitarristas!

Cuentan también con comedor, cocina, cinco baños adaptados y otro más con bañera y ducha geriátrica. Complementan el espacio, despachos para los trabajadores, sala médica y un gimnasio de novedoso diseño y con una gran variedad de aparatos que permiten realizar multitud de actividades de rehabilitación y que hacen de la sala un espacio amplio y multidisciplinar que fomenta la movilidad y el compañerismo.

En "El Molí" tienen muy claro que el centro de día es un lugar de encuentro, donde la dimensión terapéutica es una de las bases de la propia definición, y donde la estimulación cognitiva a personas afectadas de algún tipo de demencia o rehabilitación a personas mayores con algún tipo de dependencia, es su razón de ser. Por ello presentan una especial atención en este asunto, para tener las suficientes garantías de que tanto el usuario como su familia van a recibir las atenciones y servicios adecuados a sus especiales características y necesidades.

Dentro de los programas de atención e intervención, existen programas de terapia de estimulación física, como son la cinesiterapia, fisioterapia, ergoterapia y la adaptación ambiental, social y las ayudas técnicas otros programas terapéuticos de estimulación cognitiva, como son la psicoestimulación cognitiva, terapia psicomotriz o el mantenimiento funcional de las actividades de la vida diaria también hay programas terapéuticos de estimulación social, terapéuticos de enfermería, culturales y sociales de carácter grupal o aquellos destinados a la ayuda familiar.

El Consejo de Usuarios

Los mayores que acuden a "El Molí" no son simples usuarios pasivos del centro, sino que están representados por el Consejo de Usuarios, formado por aquellas personas elegidas en votación por sus compañeros. Las funciones de dicho Consejo, aparte de fomentar el compañerismo y solidaridad entre ellos, es la de elevar a la dirección quejas, peticiones, sugerencias o propuestas que sean transmitidas por los usuarios o familiares. Todo ello, además de ser otro tratamiento, ayuda a una mayor integración de los usuarios en su entorno y en sus necesidades. En "El Molí" han dejado de lado la idea de que el centro de día es la "guardería" de las personas mayores, por tanto, sus objetivos responden a las necesidades de los usuarios y sus familias.

En cuanto a los servicios concretos que ofrecen, cuentan con servicio médico y de enfermería, fisioterapeuta y psicológico para usuarios y también de apoyo a familiares. Hay una trabajadora social que gestiona las ayudas personalmente según las necesidades de los usuarios y familiares. También pueden disfrutar del servicio de animación sociocultural y creación de talleres lúdico-estimuladores. Por supuesto, ofrecen desayuno, comida y merienda-cena, baños y duchas geriátricas semanales, servicio de transporte, podología, manicura, pedicura y peluquería. En "El Molí" no se olvidan tampoco de las nuevas tecnologías, por lo que cuentan con un amplio programa en el que enseñan a manejar el ordenador y ponerse en contacto con su familia vía mail o redes sociales. Porque Internet también les hace la vida más fácil a ellos.

De hecho, el Centro de Día "El Molí" está equipado con un sistema de webcam basado en un servidor web de video que permite, a través de cuatro cámaras instaladas en las salas de comedor, estar y gimnasio, observar a los usuarios en directo en sus actividades diarias. De este modo, proporcionan a cada usuario un acceso privado desde esta página web, que permite mediante un código y una contraseña una conexión "en directo" a estas cámaras de vigilancia. De esta forma los familiares pueden estar más tranquilos y observar, en todo momento, la evolución de sus familiares y el correcto trato que reciben.

De todos estos servicios ofertados, y teniendo en cuenta que la mayoría de las personas mayores que atienden son dependientes físicas o psíquicas, los familiares demandan principalmente servicios que mejoren la calidad de vida de sus mayores, lo que se traduce en la implantación y desarrollo de programas fisioterapéuticos y cognitivos de calidad. Los familiares se interesan mucho por cómo los profesionales del centro pueden paliar dolencias o atrasar el proceso de degeneración de las enfermedades, y por cómo ocupan el tiempo con ellos.

El equipo que trabaja en "El Molí" conoce bien la importancia de que una persona mayor, dependiente o no, esté en manos de profesionales especializados: "Hay que partir del hecho de que una persona mayor dependiente necesita ayuda constante para llevar a cabo las tareas básicas de su vida cotidiana, porque, según qué tipo de dependencia, no puede, por ejemplo, cocinar, ir a la compra, o incluso, cuidar de su higiene y comer. Y si además hablamos de enfermedades tipo demencias, las personas que las sufren no pueden ni permanecer solas en sus casas. Esto supone una carga muy importante para el familiar que en muchos casos no sabe cómo responder a las necesidades de sus mayores. En el centro de dia "El Moli" nuestros profesionales atienden personalmente a las personas dependientes para que reciban los cuidados que requieren. Esto se traduce en una mejora del nivel de vida, tanto para el dependiente como para la familia".

El mejor ejemplo de ello lo ilustra un caso que tuvieron hace no demasiado tiempo. Era una persona mayor que entró en el centro en silla de ruedas, con dificultades para expresarse y para ir solo al baño. En menos de tres meses, este señor anda, va solo al baño, y se expresa con bastante claridad. Está contento y muy orgulloso, y ahora tiene inquietudes y ganas de vivir. Sus hijos están asombrados y muy felices de ver a su padre independiente. Para los responsables del centro esto supone una verdadera motivación: mejorar la vida de una persona y al mismo tiempo poder hacer felices a las familias enteras.


0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
5145 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto