Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

SERVICIOS SOCIALES, EL PATITO FEO DE LOS AYUNTAMIENTOS

Amalia Wollstein
Cuando me encomendaron el llevar la concejalía de Servicios Sociales de mi Ayuntamiento, no sabia a donde me metía, pero ahí estoy, apurando la tercera legislatura y más orgullosa que nunca de llevar al frente este cometido. Al poco de jurar mi cargo, nos reunieron en un acto en el pabellón de la Fuente de San Luis, y los diversos Consellers iban hablándonos de sus vivencias al frente de sus delegaciones, yo, a pesar de que muchas veces tengo memoria de pez, recuerdo como si fuera ahora, las palabras del entonces Conseller de Bienestar Social, Rafael Blasco, que más o menos decían así.: "Mis compañeros de partido me han dicho que "que suerte tenia porque me iba con las niñas pijas del partido" y ahora al cabo de unos meses al frente de dicha consellería me he dado cuenta de la gran importancia que tienen y que vaya par de narices, tienen estas Concejalas para estar al frente de esta concejalía tan compleja y tan importante a la vez" Esas palabras siempre las he llevado presentes a lo largo de mi trabajo diario. Para mucha gente, Servicios Sociales, eran, digo eran porque poco a poco intentamos dar una imagen de la realidad, una concejalía donde solo servía para darle de comer a los que no habían querido trabajar en su vida, y donde sólo se acercaban ciudadanos poco más o menos de segundo orden. Desde mis vivencias en primera persona os puedo asegurar que Servicios Sociales es donde los ciudadanos que tienen alguna carencia buscan el remedio para intentar mejorar su situación. El campo que abarca es inmenso, va desde los ciudadanos que tienen pocos e incluso ningún ingreso económico y necesitan que les cubramos las necesidades básicas, en parte, porque siempre procuramos dar la caña y enseñarles a pescar, tenemos que hacer que se esfuercen en conseguir el resto. Somos criticados porque según dicen, damos un dinero que no es nuestro sin mirar. Os puedo asegurar que para dar una ayuda se piden todos los papeles necesarios para constatar su situación, visita o visitas domiciliarias y siempre van acompañados por unas contraprestaciones, que pueden variar según los casos, desde búsqueda de trabajo activo hasta que cumplan con sus obligaciones, tales como llevar a sus hijos al colegio. Y esto es para todos, inmigrantes u oriundos. Y no os podéis imaginar en la situación en que nos encontramos las de casos extremos con los que nos cruzamos todos los días. Otro campo importante es el de los discapacitados, detrás de muchos casos hay verdaderos dramas a los cuales, y es muy triste, la única cosa que puedes hacer es escucharles y compartir sus lágrimas y en la medida de lo posible facilitar su integración en la sociedad eliminando barreras tanto arquitectónicas, y las de la adaptación a la sociedad que es sin duda como las más difíciles. Y hablamos de la Tercera edad. ¿Os imagináis lo que supone sentirse la nieta de casi cinco mil personas? Os hago un breve resumen, ir por la calle y pararte a darte besos, a ti y a quien vaya contigo, que te dicen que te tienen en la mesita de noche con las fotos de sus hijos, que te cuentan sus problemas y sus enfermedades, que te enseñan las fotos de sus nietos o de sus bisnietos, que cuando haces una fiesta para ellos no paran hasta que no te han dicho si estas guapa e incluso el mas atrevido intenta hacerte bailar con ellos. Siempre lo digo, soy una concejala privilegiada porque he de ser de las más besadas de todos los alrededores. Vamos que te hacen sentirte muy querida por ellos. Además están los servicios de Atención a la Familia donde se trabaja con familias con graves problemas tanto entre ellos como de adaptación a la sociedad y la unidad de prevención de Drogodependencias desde donde se trabaja en intentar concienciar a los jóvenes en los peligros que tienen las drogas y también se atiende a los padres que quieren información o asesoramiento al respecto. Resumiendo, estando al frente de Servicios Sociales te curtes como persona. Mis compañeros me dicen que me he hecho dura, pero no, sigo siendo tan sensible como el primer día, me es difícil el tener que decirle a una persona que viene a mi con un problema, más o menos grave, pero para ella importantísimo que lo único que puedo ofrecerle es escucharle y compartir un paquete de pañuelos de papel con ella, porque no le puedo solucionar nada, que cuando me voy a casa me los llevo en mi mente porque hay verdaderos dramas, pero lo doy todo por bien empleado. Me siento halagada cuando un niño o una persona mayor me reconoce por la calle me da dos besos y me presenta orgullososa a su familia, pero hay un tres fases que para mi, resumen la labor de Servicios Sociales. Donde hay desesperación, ponga esperanza. Donde hay tinieblas, ponga vuestra luz. Donde hay tristeza, ponga yo alegría. Este fragmento, de la Oración de San Francisco, que un buen amigo me paso hace poquito, y al que le doy la gracias desde aquí, resume el cometido de Servicios Sociales. Sigo pensando que es lo mejor que me había podido pasar. Estoy muy orgullosa de ser desde hace 11 años y medio simple y llanamente CONCEJALA DE SERVICIOS SOCIALES y si con esto os ha servido para que vosotros los conozcáis aun me sentiré mas satisfecha si cabe.

0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
1634 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto