Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Secretos del 23-f

Pío Moa

El 23-F puede considerarse el episodio final de la transición. Presentado como un golpe involucionista, haciendo derivar todas las culpas a algunos militares y habiéndose ocultado a la opinión pública aspectos esenciales del asunto, hoy sabemos con razonable certeza "el 70% de la trama", según ha expresado Luis María Ansón, que estuvo muy metido en todo ello. Lo sabemos gracias a los estudios de Jesús Palacios, principalmente.

Lo que se ha ocultado después fueron sobre todo tres cosas: A) La desastrosa gestión previa de Adolfo Suárez, que había dilapidado el ingente capital político heredado del franquismo y soliviantado a casi todo el mundo (terrorismo brutal, paro masivo, demagogia antiespañola y separatista rampante, flirteos con regímenes totalitarios y terroristas, etc.) B) La necesidad de un "golpe de timón", propuesta por Tarradellas y sentida entonces por casi toda la clase política, incluidos el rey y Felipe González. C) La implicación de todos ellos en un golpe para llegar a un gobierno de concentración, mediante una operación chapucera que trataba de imitar artificialmente el modelo francés que dio lugar a la vuelta de De Gaulle al poder en 1958.

Alguien tenía que pagar el pato, y ahí se demostró la flojera y capacidad de embuste de la nueva clase política española. Al fracasar aquella especie de autogolpe, el rey pudo corregir la situación gracias a una autoridad heredada de Franco. Y fue la estabilidad social heredada del régimen anterior, que no la calidad -muy bajade sus políticos, lo que permitió que el montaje no tuviera consecuencias demoledoras.

Hoy, cuando el ciclo democrático nacido de la transición está llegando a su fin, debido precisamente a la ínfima calidad de la mayoría de nuestros políticos, viene muy al caso el descubrimiento de la verdad, de la que quizá podamos aprender unas cuantas cosas, aunque los necios se obstinen en "mirar al futuro".


1 Opiniones
  • Vicente

    27.02.2011

    Sabremos la verdad algún día, ya han pasado treinta años. Ya han prescrito todas las penas y responsabilidades. Pero me temo que no, hay muchas preguntas en el aire, si fue un golpe de estado, también fue el mismo jefe del estado el que dicen se inclino hacia un lado. Luego no fue un golpe de estado, ¿no fue más bien un golpe al gobierno desde el mismo estado?

Dinos lo que piensas, deja tu comentario
12968 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto