Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Rubalcaba el milagro de de Zapatero se llama Rubalcaba

Vicente Nadal

Zapatero sólo tenía dos caminos para salir de la situación de desahucio que se ha ganado a pulso por su impericia y sus embustes. La primera era peregrinar al santuario de Lourdes. La segunda, poner todo el poder en manos de Rubalcaba. Ha optado por lo más pragmático desde un punto de vista egoísta y partidista y, observado en dirección contraria, por lo más nocivo para los intereses generales.

El presidente del Gobierno se agarra a lo más oscuro del felipismo y a lo más inane del zapaterismo, buscando no la remontada económica en la lucha contra la crisis sino la machada demoscópica en la refriega con el Partido Popular. En efecto, Zapatero es en esta carrera electoral por fases que terminará en 2012 un convidado de piedra. Más que nunca.

Que nadie vea espejismos. Está tan quemado su potencial personal y su marca como antes del cambio de cromos. Por eso la política se la van a hacer pesos pesados como Jaúregui y el propio Rubalcaba (poli bueno poli malo, nunca mejor dicho). Y por eso el marketing seguirá recayendo sobre pesos mosca como Pajín.

En situaciones críticas, medidas de emergencia. Y el ascenso de Rubalcaba lo es. Fuera prejuicios pero fuera también a partir de ahora las frivolidades. El vicepresidente político dirá qué hay que hacer y qué hay que comunicar. Y qué por lo tanto silenciar. Pero quien ha hecho todo un arte del recurso a la mentira como herramienta estratégica para la acción política tiene el campo minado. Cada uno de los indicadores que miden la histórica situación de carestía que ha traído Zapatero para los españoles es puro titadyne.

Así, ni siquiera a Rubalcaba le resultará asequible tapar con su voz o con su dedo que los índices de morosidad están en niveles inéditos o que los bancos se están quedando, a mayor escala que nunca, con las casas que la gente corriente no es capaz de pagar o que el 60% de los ciudadanos difícilmente puede llegar a final de mes o que el 40% no pueden permitirse el lujazo asiático de sacar a la familia una semana de vacaciones, ahí es nada! o que ese mismo porcentaje ni siquiera puede afrontar un mínimo gasto imprevisto: 400 euros para un televisor irrecuperable o 500 para poner a punto el coche.

La perfidia y el cinismo de Zapatero le han llevado a diseñar un gabinete para garantizar su supervivencia política y no para salvaguardar la dignidad económica y social de una nación entera, muy vieja pero algo amuermada en lo moral y ahogada en lo material, con tasas de pobreza que escalan por encima 20%, y subiendo.

Hace año y medio Zapatero renovó su gobierno. Entonces dijo que había sentado las bases para imprimir un cambio de ritmo, lograr un nuevo impulso y, en definitiva, fortalecer la economía española. Se equivocó o mintió. O las dos cosas. Ahora vuelve el cuento de la lechera. Se anuncian reformas estructurales profundas, la recuperación definitiva y la creación sólida de empleo.

Si se da el milagro de que Rubalcaba, sin encomendarse a la Virgen de Lourdes, consigue distraer a los españoles del año y medio de más paro, más impuestos y más recortes sociales que nos espera, con justicia deberá convertirse en candidato a La Moncloa. Para desgracia de los españoles, Alfredo no ha dicho su última palabra.


0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
3001 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto