Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

NUNCA DEJAR√ĀS DE SER UN NI√"O

Pío Moa

Historia de Espa√Īa

En una reciente presentación de La Transición de cristal expuse algunos criterios que podrían interesar a los lectores:

"Los dos libros que he publicado este a√Īo, Nueva historia de Espa√Īa y La transici√≥n de cristal est√°n muy enlazados. El primero me fue sugerido por Ymelda Navajo y al principio me resist√≠, pero termin√© pensando que podr√≠a ser √ļtil ante la enorme ignorancia que existe hoy en Espa√Īa sobre su propia historia. Ignorancia combinada, para m√°s desgracia, con una cantidad extraordinaria de ideas falsas. Quiz√° ning√ļn pa√≠s europeo ha sufrido una falsificaci√≥n tan sistem√°tica de su historia como el nuestro, y esta es precisamente la anomal√≠a espa√Īola. La falsificaci√≥n no se origina, pero s√≠ se recrudece en extremo a ra√≠z del "desastre" del 98, y en ella colaboraron intelectuales como Costa, Ortega, Aza√Īa, etc., en un sentido "regeneracionista", junto con la izquierda autollamada "internacionalista" y los separatismos. La tendencia recobr√≥ fuerza en los √ļltimos tiempos de Franco, impulsada por una oposici√≥n tan antifranquista como antidemocr√°tica y af√≠n o simpatizante con el terrorismo y el comunismo (y no es casual nada de ello). Juli√°n Mar√≠as explic√≥ adecuadamente c√≥mo el PSOE llegaba con un concepto negativo de la historia de Espa√Īa, lo que no dejar√≠a de tener consecuencias pol√≠ticas actuales. En fin, como resultado, hoy la mayor√≠a de los espa√Īoles tiene sobre la historia de su pa√≠s una idea formada por t√≥picos vulgares o falsos, y en su mayor√≠a denigratorios. La resistencia a esa corriente ha sido importante, pero insuficiente y a menudo apoyada en versiones integristas o en tesis medianamente fundadas o bien apenas ha salido de c√≠rculos acad√©micos, mientras las contrarias han gozado de la mayor difusi√≥n en los medios de masas.

Con Nueva historia he querido contribuir a una clarificaci√≥n de los principales problemas en torno a la evoluci√≥n de Espa√Īa. As√≠, su origen y car√°cter nacional la significaci√≥n hist√≥rica de Al √Āndalus y de la Reconquista la Conquista de Am√©rica la especificidad y las semejanzas de Espa√Īa dentro de la civilizaci√≥n europea y la propia periodizaci√≥n de la historia de Europa las razones del auge espa√Īol y su capacidad para enfrentarse a poderes materialmente muy superiores desplegando al mismo tiempo una gran cultura la decadencia cultural y las particularidades de nuestra Ilustraci√≥n la gran depresi√≥n pol√≠tica y cultural del siglo XIX y la progresiva recuperaci√≥n econ√≥mica y cultural en el XX las causas de la Guerra Civil, el car√°cter del franquismo, de la transici√≥n democr√°tica y de la involuci√≥n actualÖ Sobre estos y otros problemas creo haber aportado algunos enfoques bastante nuevos, siempre sometibles a la cr√≠tica, como es natural.

En cuanto a La Transici√≥n de cristal, enlaza con el √ļltimo cap√≠tulo de Nueva historia, que trata de la evoluci√≥n de la Espa√Īa democr√°tica hasta el actual proceso involutivo. Nada podr√° entenderse de esta evoluci√≥n √ļltima sin entender a su vez la Transici√≥n -- la cual tambi√©n ha sufrido una dosis sorprendente de falsificaciones--, pues en ella se encuentran en germen los elementos positivos que han permitido mantener la paz, una razonable prosperidad, libertades pol√≠ticas y resistencia a las tensiones disgregadoras y tambi√©n salen de all√≠ los factores negativos, antidemocr√°ticos y disgregadores, parte de ellos concretados en los rasgos m√°s nocivos de la Constituci√≥n. Factores que han terminado por prevalecer y volverse m√°s amenazantes a partir del atentado del 11-m. Pues bien, una causa crucial de esta deriva proviene de la mencionada ignorancia del pasado combinada con ideas err√≥neas, que condicionan no ya al hombre de la calle, sino a las oligarqu√≠as pol√≠ticas que deciden, lo cual entra√Īa gran peligro.

El conocimiento de la historia, sobre todo en aquellos que gobiernan el pa√≠s o deciden sobre √©l, es una base imprescindible de la acci√≥n pol√≠tica. La ignorancia y el falseamiento del pasado envenenan el presente y alimentan las pol√≠ticas m√°s demag√≥gicas. Un pa√≠s no puede vivir indefinidamente en la mentira sin exponerse a los m√°s graves riesgos, y la actual involuci√≥n antidemocr√°tica los condensa bien a la vista. En palabras de Cicer√≥n, "Si no sabes lo que ocurri√≥ antes de que nacieses, nunca dejar√°s de ser un ni√Īo". Y un pueblo infantilizado es muy propenso a los bandazos demag√≥gicos. Como estamos comprobando.


0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
8466 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no ser√° publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML ser√° reemplazadas a texto