Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Nosotros tenemos la palabra, de decidir que ni Zapateros, ni Rubalcabas, ni Pajines, ni nada parecido

Vicente Nadal

Nos ha arruinado y quitado la confianza y la alegría, pero aun no hemos abierto los ojos para que descubramos que España ya está dejando de ser una democracia. Zapatero y a sus desmanes, los españoles no hemos despertado y no ha nacido entre nosotros un impulso rebelde que nos convierte en enemigos de la corrupción, de los injustos privilegios de la "casta" política y de las golferías que ha desplegado en los últimos años: amiguismo, nepotismo, clientelismo, prevaricación, cohecho y cientos de injusticias y atentados contra la democracia.

La sociedad española esta anestesiada y atontada, creyendo que las democracias del mundo funcionaban como la española, pero a Dios gracias y a los abusos de Zapatero, sabemos que la nuestra es una vergenza y que Europa nos mira con recelo, y la manera de gobernar en los países mas avanzados no son los métodos ni de Zapatero ni los de Rubalcaba.

Zapatero nos hace ver con claridad que la Justicia está politizada, que el Parlamento está poblado de gente que no cumplen su función representativa, que ni siquiera conocen a sus electores, que el Senado no sirve para nada y que la única manera de salvar el país es limitando el poder de los partidos y de los políticos profesionales que nos conducen hacia el fracaso. Y aun así no hacemos nada.

Zapatero, con su constante desprecio a España, nos tiene que hacer sentir el orgullo de ser españoles. Bajo su despreciable mandato, ha nacido ese grito de "Soy español, español, español" que recorrió España como una flecha. El "a por ellos" y el auge de los colores rojo y amarillo también son hijos del desprestigio internacional que España ha sufrido bajo el nefasto mandato de Zapatero.

Zapatero (y con él todo el PSOE) es como un purgante de aceite de ricino para los españoles. Nos ha hecho no confiar en nada, no creer ni en él la misma, no confiar en ninguna institución, y aun así no abrimos los ojos, ni alzamos gritos en contra de un desgobierno, que contrala, hasta cuándo vamos al baño o dejamos de ir.

A Zapatero le debemos mucho, aunque casi nos haya destruido la convivencia y la esperanza. Gracias a su mal gobierno, a su desprecio al ciudadano y a los criterios y deseos de la mayoría, teníamos que haber descubierto que la democracia tiene que renacer de nosotros y tener un espíritu rebelde y la firme determinación de no soportar más, en el futuro, a otros Zapateros, a gente que no tengan la decencia, la preparación y la solvencia necesarias para dirigir nuestro país.

Nosotros tenemos la palabra, de decidir que ni Zapateros, ni Rubalcabas, ni Pajines, ni nada parecido. Tenemos la palabra que nos gobiernen en dignidad y esa misma dignidad la recuperen todos los españoles


1 Opiniones
  • M Angeles Muñoz.

    12.02.2011

    Es dífícil entender algunas cosas cuando suceden. Como por ejemplo el trágico y vil asesinato del 11-M. Dudas, en ese momento, y piensas, como ha llegado suceder? Ahora viendo, la política de terrorismo que hace nuestro vicepresidente, Rubalcaba, entiendes, que todo fue un sabojate, contra el PP y contra todos los ciudadanos españoles. Qué ETA está enfrente de todos esos asesinatos, que ETA fue quién lo provocó, pero quién realmente, les ayudó y no me cabe ya ninguna duda fue Rubalcaba. En cuanto la unidad española, se encuentra por los suelos, más dividida que nunca, y también más estancada, a nivel económico y moral, por qué ya no sabes, si realmente estás seguro en tu casa, si realmente estás seguro en la calle, y si realmente no estarán espiándote. Vicente, estupendo artículo, fuerte y valiente, como lo eres tú. Enhorabuena.

Dinos lo que piensas, deja tu comentario
11503 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto