Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

LOS SANTOS INOCENTES DEL SIGLO XXI

Manuel J. Ibáñez Ferriol

Nunca he sido partidario de tomar a burla y blefa, una conmemoración religiosa, como es el caso de la Matanza de los Santos Inocentes en el Reino de Jerusalén, en tiempos del rey Herodes Antipas. Creo que hay determinadas actuaciones humanas, que dicen muy poco de aquellos que las practican, ya que para gastar una broma, tenemos 364 días, con sus noches incluidas. Han pasado 2010 años de la "primera gran matanza", orquestada y dirigida por un tirano, dictador, criminal y asesino, al que solo le movía el odio y la venganza, la crueldad y la soberbia. Con argucias y engaños -que luego demostraremos-, asesino a miles de inocentes, que no habían hecho daño a nadie. ¿No les suena a nada con nuestros tiempos actuales? En nuestros días del avanzado siglo XXI, siguen existiendo muchos Herodes y Herodías -la invicta mujer del rey-, que siguen con la labor del Príncipe de las Tinieblas. El asesinato de seres inocentes, es una práctica habitual también en nuestra sociedad tan avanzada. Las prácticas abortivas diarias, la aniquilación y explotación de los niños y niñas, el abuso de las personas mayores, nos hacen pensar en que la sociedad humana, ha tenido un notable retroceso en sus concepciones vitales. Por esa razón, he querido analizar el fenómeno de la inocencia, como valor supremo, haciendo que triunfe su fuerza y protagonismo. No demos pábilo propagandístico al crimen y al horror, sino que hagamos que la vida de los inocentes, sencillos, pobres, locos y desamparados, sea algo mejor que el destino que les preparó Herodes Antipas.

La inocencia es un término que describe la carencia de culpabilidad de un individuo con respecto a un crimen. Puede también ser utilizada para indicar una carencia general de culpabilidad con respecto a cualquier clase de crimen, de pecado o de fechoría. Puede también hacer referencia a un estado de desconocimiento, donde se da una menor experiencia bien en una visión relativa a los iguales sociales, bien por una comparación absoluta a una escala normativa más común. En contraste con la ignorancia, la inocencia se toma generalmente como un término positivo, denotando una visión dichosamente positiva del mundo, en particular una en que la carencia de conocimiento proviene de una carencia de maldad, mientras que el mayor conocimiento proviene de hacer mal. Esta connotación se puede conectar con una falsa etimología popular que explica el término inocente como el que no sabe (el noscere latino).

La gente que carece de capacidad mental de entender la naturaleza de sus actos puede ser considerado inocente sin importar su comportamiento. De este significado viene el término inocente para referirse a un niño de corta edad carente de razón o una persona de cualquier edad, que esté seriamente discapacitada mentalmente. En algunos casos, el término inocencia connota un significado peyorativo cuando un nivel determinado de experiencia dicta un discurso común o calificaciones de base para la entrada en otra experiencia social diferente. Puesto que la experiencia es el primer factor para la determinación del punto de vista de una persona, la inocencia a menudo también se utiliza para implicar una ignorancia o carencia de experiencia personal por lo que en su sentido mas extremo negativo puede ser causante de lastima. La inocencia se representa bajo la figura de una joven, coronada de flores que se lava las manos en una jofaina colocada sobre un pedestal teniendo cerca de ella un cordero blanco.[

El Día de los Santos Inocentes es la conmemoración de un episodio hagiográfico del cristianismo: la matanza de todos los niños menores de dos años nacidos en Belén (Judea), ordenada por el rey Herodes con el fin de deshacerse del recién nacido Jesús de Nazaret. La iglesia católica recuerda este acontecimiento el 28 de diciembre, aunque de acuerdo con los Evangelios, la matanza debió haber sucedido después de la visita de los Reyes Magos al rey Herodes (uno o dos días después del 6 de enero), aunque también la fecha de la adoración de los Reyes Magos a Jesús no tiene una fecha dada exactamente en las escrituras. Es muy corriente la explicación de la Navidad y demás fechas alrededor de ella como fechas arbitrarias, pues estas no figuran en los evangelios. Según el evangelio (Lucas 1.13-60) Zacarias supo que Santa Isabel estaba encinta de Juan el Bautista mientras cumplía con la obligación de quemar incienso en el Templo, que debía hacer cada grupo sacerdotal dos veces por año (1 Crónicas 24). Zacarías pertenecía al octavo grupo, el de Abías, lo cual nos da dos posibles fechas para la concepción de Juan el Bautista, una a mediados de mayo y otra a mediados de noviembre, ninguna de las cuales coincide con la tradición.

El evangelista Lucas nos cuenta que había pastores que estaban pasando aquella importante noche a cielo raso, con sus rebaños. Esto nos lleva a la conclusión de que Jesús no pudo haber nacido en diciembre ya que es improbable que los pastores estuvieran acampando a cielo abierto en una época del año donde las temperaturas pueden llegar a bajo cero en la región de Belén. (Lucas 2.8-14). Flavio Josefo (37-101), en su Historia de Judea nunca relata una matanza de niños. Ningún historiador contemporáneo relata la matanza de los inocentes. Se sabe que el mensaje del evangelista Mateo se dirigió a judíos conversos de la época. Se cree que como Mateo no conocía mucho del nacimiento de Jesús de Nazareth, y como los judíos veneraban a Moisés como el más grande profeta del Pueblo, quien en su momento debió ser salvado de una matanza de niños, quizás extrapoló esta leyenda mosaica a la historia de Jesús.

En Hispanoamérica y en España es costumbre realizar en esta fecha bromas de toda índole. Los medios de comunicación hacen bromas o tergiversan su contenido de tal modo que la información parezca real. Se trata de una libertad que se dan los agentes mediáticos para dar rienda suelta a su sentido del humor, oportunidad que solamente tienen una vez al año. Es tradición que los periódicos publiquen páginas enteras de noticias cómicas, con la advertencia de que es día de los inocentes, que van desde las que son una obvia mofa a cualquier suceso reciente, hasta las que parecen serias y engañan al lector desprevenido. El día de los inocentes es contado desde las 12 de la noche del día 28 hasta las 12 de la tarde y esta tradición se vive en todo el mundo hispanohablante.

En algunas zonas de América es importante no prestar ningún bien, sea objeto o dinero, pues el prestatario es libre de apropiarse de los bienes. Este tipo de festejo ha venido a menos en años recientes y ya no es usual que la gente pida prestado con la esperanza de que el prestador no recuerde la fecha y se le pueda hacer mofa con la muy popular frase: Inocente palomita que te dejaste engañar o su versión ampliada: Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar o Inocente palomita que te dejaste engañar, hoy día de los inocentes te dejaste engañar, Que la inocencia te valga o Herodes mandó a Pilatos, Pilatos mandó a su gente el que presta en este día pasará por inocenteInocente palomita te dejaste engañar hoy por ser día 28 en nadie debes confiar.

El día 28 de diciembre se celebra religiosamente en Antiguo Cuscatlán, departamento de La Libertad. La Iglesia católica de la localidad está dedicada a los Santos Niños Inocentes. Es la fiesta patronal de la ciudad. La tradición es al parecer de tiempos de la colonia. Las personas, provenientes de diferentes lugares del país, traen desde la víspera, carrozas o canastos con imágenes de niños, adornadas de diferentes maneras, como exvoto y agradecimiento por algún favor recibido. Es una colorida festividad a la que asisten cientos de personas. En las calles aledañas se instala una feria popular con variedad de gastronomía y artesanías.

La broma socialmente más popularizada en España el Día de los Santos Inocentes consiste en colocar un monigote blanco en la espalda. En Tremp, capital del Pallars Juss, provincia de Lérida, se celebra este día colgando una llufa (muñeco de papel) gigante del campanario de la población. Después de un pasacalles, la gente le canta para que baje y así quemarlo. Este acto, al igual que el resto de actos Navideños de la ciudad, son organizados por la entidad cultural "La Casa del Sol Naixent". En la localidad alicantina de Ibi, el 28 de diciembre, tienen lugar unos actos muy peculiares en relación con esta festividad y de los más característicos de la provincia de Alicante: el Día dels Enfarinats o "Enharinados". Se trata de una divertida celebración que representa el enfrentamiento entre el poder público y la oposición, mediante una batalla de harina en un ambiente carnavalesco y satírico. Els enfarinats lo forman un grupo de 14 personas, entre las que se elige al alcalde y demás cargos relevantes, como el juez, el fiscal, el alguacil... Por otro lado, la oposición, cuyos representantes se caracterizan por llevar una chistera negra, intentará arrebatarles el poder. Ahí comienza a escenificarse una batalla en la que se lanzan harina, polvos y cohetes. Una espectacular explosión de ruido, fiesta y tradición. En Fraga (Huesca) es común ver a gente jóven lanzandose huevos los unos contra los otros en una especie de guerra de peñas. También se puede vivir el Día de Los Santos Inocentes de una forma especial en la población valenciana de Jalance. En este municipio del Valle de Ayora-Cofrentes, el 28 de diciembre se celebra la Fiesta de los Locos. Es una fiesta que data de principios del siglo XVII con una marcada simbología pagana. Los más jóvenes, vestidos con ropas estrafalarias y con maquillajes llamativos, tendrán el poder durante unas horas, mientras participan en las divertidas charangas. Por la noche se celebra el tradicional Baile de los Locos, donde casi todo está permitido y, además de la música, la picaresca es la gran protagonista.

Costumbres, tradiciones y folclore, no le falta a la fiesta, pero frente a la burla y la chanza que hacemos sobre la inocencia -tal y como la hemos definido-, no nos deja el pabellón humanístico muy en alza. Debemos tener en cuenta, de que no están los tiempos y los temas vitales, para seguir riéndonos de las pequeñas miserias humanas, sobre todo, si éstas son un tanto desagradables para el buen orden y tino de la vida social y personal de cada uno de nosotros. Celebremos ésta fiesta, de una forma diferente a como la sociedad en su conjunto la festeja. Será síntoma de que somos un grupo social avanzado, libre y con las ideas claras.


0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
8051 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto