Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

"La caída de Gadafi"

Juan Pascual García

Casi todos los dictadores poseen rasgos ridículos o estrambóticos, propios de las personas que alcanzan un poder absoluto. Gadafi es uno de los más extravagantes en una lista que incluye a un Fidel Castro capaz, al parecer, de proyectar un quesoducto. Sin embargo, la apariencia de Gadafi es engañosa, sin duda el antiguo oficial libio es astuto. La caída del imperio soviético le dejó sin su más poderoso benefactor, este hecho y el recuerdo del ataque de USA de 1986 quizás le hicieron recapacitar sobre la posibilidad de recibir un ataque militar definitivo si continuaba apoyando al terrorismo de izquierdas y árabe. El panarabismo árabe había pasado ya a mejor vida y Gadafi no parecía ser un amante de las causas perdidas. Así, desde inicios de los 90 se convirtió en amigo de Occidente contra el islamismo. Esta transmutación y el poderoso lubricante de las relaciones internacionales que es un fajo de petrodólares, le convirtieron en un líder respetadísimo, sobre todo en el sur de Europa. Qué imágenes para el recuerdo con ZP, Aznar y Berlusconi. Serían muy graciosas si el rarito coronel no se hubiera deleitado durante décadas volando aviones, como el atentado de Lorckerbie, o participando en guerras, esas sí, ilegales e injustas.

La alianza de los países europeos con el coronel libio ha sido una muestra de la debilidad y flaqueza del viejo continente. En realidad Gadafi nunca fue un aliado en contra del islamismo. Ha sido un freno a un tipo de islamismo y obviamente solo por la cuenta que le tenía. El islamismo que representa Al Qaeda es su enemigo pero eso no significa que Gadafi haya sido precisamente un defensor del respeto a otras religiones. En Uganda apoyó durante los años 70 a Idi Amín, dictador que se dedicó a masacrar a los cristianos de ese país. En este país son mayoría los cristianos, sin el apoyo libio, Idi Amín no hubiera detentado el poder durante casi diez años. Más tarde, en el vecino Chad, Gadafi también apoyó a los musulmanes del norte en contra de los cristianos del sur. Recientemente, se ha limitado a hacer proselitismo a favor del Islam en Europa y de pronosticar una Eurabia próxima. Desde luego, es mejor soltar discursos a grupos de esbeltas italianas que apoyar militarmente a dictadores africanos. Sin embargo, no deja de ser desalentador en la lucha contra el islamismo que uno de los supuestos aliados en el Magreb contra esta plaga diga que la solución para Europa es el Islam. Así es la vitalidad de Europa.

El ataque actual no persigue, ni mucho menos, un interés humanitario. Si este hubiese sido el motivo el ataque se habría iniciado hace un mes. Todo se precipitó cuando el coronel se rehízo y casi aplasta a los rebeldes. Además, si éstos hubiesen triunfado en el inicio de la revuelta podrían llevar varias semanas masacrando a sus rivales tribales de la forma menos humanitaria posible sin que la comunidad internacional, es decir, USA y Europa, hiciesen nada. Cuando se levante el humo de las bombas quizás podamos entender las motivaciones de los países aliados. Algo de venganza por parte británica. Intereses comerciales de Francia. Seguidismo tontuno por España. Probablemente haya un poco de todo. La acción militar representa para Europa una excelente oportunidad para mostrar algo de fortaleza, no por la superioridad militar sino por la voluntad de influir en el futuro de Libia. De un país en el que no hay sociedad civil y que se encuentra dividido en clanes tribales es imposible que salga una democracia o un régimen de libertades. Así que toca imponer un régimen tutelado por el ejército en el que se respeten, en buena medida, los derechos humanos y que constituya realmente un aliado de occidente. Sin una intervención posterior a la previsible caída de Gadafi, Libia corre el riesgo de convertirse en un Libiastán. No nos apenemos por el falso aliado ni dejemos que se apoderen de Libia ninguna rama del islamismo.


9 Opiniones
  • Raúl Comte

    16.04.2011

    Pero nadie dice nada respecto de las armas españolas vendidas al dictador...Si ahora gobernara Aznar, aunque el que nos ha metido en esta GUERRA es Zapatero, estarían echando la culpa de la utilización de esas armas a Aznar...

  • Anita Jiménez

    16.04.2011

    ¿Habéis visto que Gadafi ha atacado a su población con bombas de fragmentación vendidas por España en 2007, cuando Zapatero gobernaba?. Y nadie dice nada al respecto.

  • Quimi

    15.04.2011

    Que todavía estamos en guerra!. Y ayer la OTAN bombardeó el centro. de Trípoli.

  • Jose Ramírez

    14.04.2011

    Claro Xelo y ¿por eso Zapatero es menos "asesino" que Aznar?. Es la injusticia de una maquinaria PERFECTA de propaganda.

  • Xelo

    14.04.2011

    Los telediarios tratan esto de todo salvo como una guerra. La palbra guerra no se puede oír en los telediarios afines al Gobierno.

  • Jose Ramírez

    14.04.2011

    Pues la guerra sigue...Aunque ni siquiera la llamen guerra. Este señor masacró (¿dónde están las pruebas?) a su población en un arrechuche de ira pero Saddam sí lo hizo y se empleó a fondo, gaseándolos con aviones caza Mirage F-1 franceses y armas químicas compradas a Degussa, empresa Alemana. Ambos países cosecharon pinges beneficios con Iraq y por eso se opusieron tanto a la guerra de Irak (la 2). Buen artículo.

  • Jose Alberto

    14.04.2011

    Esta guerra ha sido como la de Iraq, por el petróleo, ¿o no?. Porque podían haber intervenido en otros tantos conflictos del norte y cuerno de áfrica donde se ha masacrado a la población civil, ¿a que si?.

  • Pep

    14.04.2011

    Lo del "seguidismo tontuno" ha estado bien.

  • Alicia Antolin de la Hoz

    13.04.2011

    Excelente artículo. Enhorabuena! Absolutamente de acuerdo.

Dinos lo que piensas, deja tu comentario
17981 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto