Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Influencia política de la ETA

Pío Moa

Esa influencia se ha disparado con el actual presidente, de pensamiento tan afín al de la ETA, hasta el punto de desatar unos estatutos "de segunda generación", que no son ya de autonomía, sino de Estado asociado.

En varios libros he tratado la influencia del terrorismo en la política española, un asunto, que me temo no ha abordado ningún otro historiador, perdonen la inmodestia, que es más bien fastidio. El terrorismo viene a ser el arte de la política por medio del asesinato. Lo cual, obviamente, solo puede funcionar con gobiernos débiles o cómplices (la complicidad puede venir de la afinidad ideológica o de la propia debilidad). Así, explica bien Cambó, la liberal Restauración fue hundida desde Barcelona, "donde la demagogia sindicalista tenía una intensidad y cronicidad intolerables", mientras que los gobiernos de Madrid "eran incapaces de cumplir su misión": "toda la sociedad española vivía en plena indisciplina. Nadie sentía respeto por un Gobierno que, evidentemente, no era respetable".

Fenómeno similar surgió en la Transición, como he expuesto en mi libro reciente sobre ella. Casi todo el espectro antifranquista (comunistas, socialistas, separatistas y otros) simpatizaba y apoyaba de muchos modos a la ETA, grupo separatista, socialista y rabiosamente antifranquista. Por otra parte, la indigencia intelectual e ignorancia histórica del suarismo propició una política errática, en la que fraguó una Constitución que, entre otras cosas, agrietaba la unidad nacional. Los suaristas llegaron a pensar que los nacionalismos vasco y catalán, al ser de derechas, podrían suplir a un partido nacional en esas regiones. Todo ello fue consecuencia de la acción etarra. Se hablaba de la necesidad de hacer concesiones para "quitar argumentos" y "respaldo popular" a los terroristas. Quienes quedaban privados de respaldo eran los partidarios de la unidad nacional, cada vez más desamparados, como pudo comprobar Jiménez Losantos cuando sufrió el atentado a manos de Terra Lliure. La opinión separatista en Vascongadas, muy pequeña a la muerte de Franco, se infló con rapidez.

Esa política es parecida al apoyo escandaloso al PSOE, a fin de oponerlo al temido PCE: había que apoyar a los nacionalistas vascos y catalanes como valladar frente a la ETA. Los propios nacionalistas, conscientes de su debilidad, se habrían contentado, al menos de momento, con un estatuto semejante al de la república, pero el dadivoso Suárez creyó poder ganárselos con concesiones ya muy peligrosas, incluso con dinero (al PNV). En UCD llegaron a pensar que en las dos regiones no hacía falta un partido nacional, porque la derecha ya estaba representada allí por los respectivos nacionalistas. Nada de esto hubiera ocurrido sin la acción de la ETA (y la frivolidad de Suárez). Vemos, pues, hasta qué punto influyeron loa terroristas. Lo he dicho otras veces, España es el país europeo en cuya historia del siglo XX ha tenido mayor peso el terrorismo... gracias a lo que algún pensador llamó "la indecente versatilidad de los políticos españoles".

La otra vía abierta a la influencia etarra ha sido la llamada "solución política", patrocinada, hasta Aznar y Mayor Oreja, por casi todo el arco político, y que no significaba otra cosa, en definitiva, que cooperar a la pretensión terrorista de hacer política mediante el asesinato. Esa influencia se ha disparado con el actual presidente, de pensamiento tan afín al de la ETA, hasta el punto de desatar unos estatutos "de segunda generación", que no son ya de autonomía, sino de Estado asociado. Tal es la sustancia fundamental de la transformación del Pacto por las Libertades y contra el Terrorismo en pacto con el terrorismo contra el estado de derecho, a la cual, con típica desvergenza, han llamado "proceso de paz". Unos gobiernos que "evidentemente no son respetables" han provocado una involución política en la que la propia y ya defectuosa Constitución del 78 se ha convertido en papel mojado


0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
10277 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto