Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

España: el descaro y el mal ejemplo de la "casta" no merecen perdón

Francisco Rubiales

Han olvidado que el liderazgo les obliga a ser ejemplares. Son cada día más altivos, injustos y traidores. Han convertido la democracia española en un caldo nauseabundo. Están provocando y escandalizando a unos ciudadanos que, por ahora, siguen siendo pacíficos, pero que un día, hartos de descaro y sinvergonzonería, saldrán a las calles para exigir que esos déspotas que abusan del poder se marchen a sus casas cargados de desprecio. Algunos de ellos, los más corruptos, deberán ingresar en la cárcel. La "casta" está llegando demasiado lejos. El pueblo cada día está más predipuesto a acoger con los brazos abiertos a quien enarbole en España la espada y la escoba para limpiar este país de cochambre. El pueblo está ya preparado para aplaudir hasta rabiar, cuando vea humillados a los políticos arrogantes e ineptos que nos han llevado hasta la pobreza y el fracaso.

España se parece cada día más a la corte de Versalles en vísperas de la decapitación del rey Luis. El descaro con que hacen las cosas y la arrogancia que exhiben los políticos son merecedoras de castigo y de oprobio. El mismo día que se plantean bajarnos las pensiones y alargarnos el periodo de cotización, ellos, "la casta", se aprueban pensiones de oro con tan solo 7 años de ejercer el "duro" trabajo político. un trabajo que consiste, básicamente, en decirle siempre "sí" al líder y en pulsar el botón del voto en el Congreso y en el Senado. El mismo día en que nos recortan otro derecho y liquidan otra conquista, permiten a los bancos prejubilar a los suyos a los 52 años, con el dinero de nuestro ya agobiantes impuestos, con el 80% de la pensión. Pocos días antes eliminaron los 420 euros que cobraban los que ya están al borde del suicidio o la delincuencia. Son auténticos déspotas y tiranos en acción, una "casta" que es incapaz de dar ejemplo, merecedora del desprecio de los demócratas y del oprobio ciudadano. Se sienten seguros, bien custodiados por sus jaurías armadas y por los aparatos mediáticos de propaganda, expertos en el engaño y la tergiversación. Sin embargo, ahí están las imágenes del pasado, que demuestran que no están tan seguros: Carlos I de Inglaterra, Luis XVI, el Zar Alejandro, Nicolae Ceaucescu y otros muchos. El pueblo español es pacífico y sufrido, pero todo tiene un límite. La desvergenza de nuestros políticos es provocadora y nauseabunda, tan injusta que es capaz de convertir en fieras a los tranquilos y sufridores españoles, casados de ver como la austeridad, el sacrificio y las privaciones son para los ciudadanos, mientras que la odiosa casta política es incapaz de renunciar a sus privilegios. Han perdido la decencia, han perdido el norte, han abandonado la ética en la cuneta y se han convertido en indignos. Ya no tienen la altura suficiente para dirigir a un pueblo. Durante años lo han invadido todo, lo han comprado todo y han arruinado casi todo lo que han tocado. Han comprado, con dinero público, voluntades y doblegado dignidades han entrado en las cajas de ahorros, perlas de gran prosperidad en el pasado, y las han arruinado han entrado en las universidades y dominado la enseñanza, convirtiendo la educación y la formación en España en una de las mas deleznables del planeta han invadido la sociedad civil y la han dejado al borde del coma han comprado con subvenciones y contratos a los sindicatos, a los medios de comunicación y a miles de asociaciones, fundaciones y empresas, dejando al país sin fuelle han utilizado el dinero público para corromper han repartido ayudas y subvenciones a los amigos y las han negado a los adversarios han trucado concursos públicos han colocado a los amigos del partidos y a sus familiares en el Estado se han enriquecido sin poder explicarlo, acumulando mucho más dinero del que ganaban oficialmente. La casta política española es digna de desprecio y merecedora de castigo, sin que los ciudadanos jamás les perdonemos. Como no hay Justicia, ni poder ciudadano, quizás sólo tengan que pagarlo en las urnas. Pero ahí debemos esperarles y hacerles pagar los daños causados, las amarguras ocasionadas, la inmensa tristeza y desesperación que han esparcido por las tierras y pueblos de España. Debería acabarse ese juego siniestro de premiar a la oposición para castigar al gobierno. Un ciudadano español decente jamás debe dar su voto a un sinvergenza, ni a un injusto, ni a un arrogante, ni a un político que no sea ejemplar. Nuestro deber de ciudadanos libres y demócratas es coger la escoba y barrer la inmundicia... lo antes posible, antes que la inmundicia nos sepulte a todos

0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
7494 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto