Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

El lobo y el cordero

Pío Moa

Sobre el Valle de los Caídos, que creo que al final no se trató en VEO 7, expuse en la entrevista algo como esto:

La actitud del gobierno sobre el Valle recuerda la fábula de Esopo del lobo y el cordero. El lobo, deseando matar y comerse al cordero, buscaba pretextos que justificasen su acción, por lo que comenzó a acusarle: "Estás enturbiando el agua que bebo". El cordero replicó: "Cómo puedo enturbiarla si estoy bebiendo más abajo en la corriente?" "Tú me has insultado el año pasado". "Eso no puede ser, porque el año pasado no había nacido". Y así otras falsas acusaciones hasta que el lobo, ya sin argumentos, gruñó. "Pues es igual, de todos modos voy a matarte!"

El gobierno delincuente de Zapo empezó su campaña clamando a los cuatro vientos, por boca de sus informadores: "El Valle de los Caídos fue construido por 20.000 presos políticos". Quedó claro y documentado que solo hubo unos pocos centenares de presos, comunes y otros condenados en relación con el terror izquierdista durante la guerra civil.

El gobierno y los suyos insistieron: "Como sea, fueron trabajadores en régimen de esclavitud, de trabajos forzados". Nuevamente quedó demostrado que se trataba de presos en redención de penas por el trabajo, que cobraban un jornal y redimían hasta cinco días por cada uno trabajado. E iban allí voluntarios, por las buenas condiciones.

El lobo insistió: "Allí fueron llevados restos de soldados rojos (ellos dicen republicanos) de manera arbitraria y sin permiso de sus familiares". Nuevamente quedó probado que no había sido así, y que los restos de soldados de los dos bandos habían sido llevados como signo de reconciliación.

Últimamente los diputados --unos golfos en su mayoría, como han probado con su colaboración con la ETA, entre otras cosas está hablando de "democratizar el monumento". Pero un monumento no puede democratizarse, y menos por unos sujetos que no tienen casi nada de demócratas. Un monumento es lo que es, una obra artística con significación histórica. A estos sectarios enfermos de rencor les da el día menos pensado por "democratizar" El Escorial, borrando de él cualquier alusión o recuerdo de Felipe II. Son así, no en vano se consideran herederos del Frente Popular.

Lo que hay en realidad es que ellos no pueden tolerar un monumento a la reconciliación porque son irreconciliables. Y que no pueden soportar una cruz monumental porque tratan de borrar ese símbolo de nuestra cultura como hicieron los suyos del Frente Popular.

Espero y deseo que esta vez el lobo se rompa los colmillos.


1 Opiniones
  • Rafael González Martinena

    25.10.2010

    De lo dicho, todo está probado, por más que saquen a unos supuestos presos que trabajaron allí, diciendo que poco menos que los azotaban. Sí, iban voluntarios y en unas condiciones bastantes mejores que estar en una celda por sus vandalismos contra iglesias, asesinato indiscriminado de Sacerdotes y violación de monjas. Mi padre que lo vivió me contó que llevar un crucifijo o una medalla de una virgen en terreno republicano era más peligroso que en la Antigua Roma. Si lo que quieren es quitar cruces, que empiezan por la que corona nuestro escudo nacional, así sabremos de una vez por todas cual es su verdadera piel, si la de cordero redentor o la de lobo sediento de sangre.

Dinos lo que piensas, deja tu comentario
2751 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto