Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Crisis de civilización

Enrique de Diego

Las noticias cada vez más semejan parte de guerra. La crisis avanza incontenible en los frentes habituales y se abren otros nuevos. Grecia no levanta cabeza, mientras se suma Italia. El Gobierno de España está paralizado, mientras el cambio en las autonomías muestra la baja catadura moral de los socialistas: el PSOE ha dejado 1.742 millones sin pagar en facturas. Barreda sigue cobrando del erario público y no ha de responder ante los tribunales ni por la falsedad de sus cuentas.

En Italia se pone en marcha el copago sanitario (10 euros por consulta y 25 por urgencias). En Portugal, la paga de Navidad se reduce al 50%. Bruselas convoca y desconvoca reuniones de su alto estado mayor para evaluar la situación de una especie de guerra que está perdiendo en todos los frentes. No se concede larga vida al euro. Hay días de fuerte ofensiva y otros de tregua. Los Gobiernos manirrotos acuden como menesterosos a los mercados financieros emitiendo bonos a la espera de que los ahorradores les concedan algo más de vida. Obama pierde los nervios para que los republicanos le salven.

Como una gran estafa, se vive en el deudalismo. Los estados llevaban décadas convertidos en brutal estafa piramidal, depredando a sus clases medias y vendiendo la gran mentira de Jauja como utopía práctica. Se podía vivir sin trabajar, con alguna subvención o un puesto fijo suministrado por el botín electoral de los partidos. El socialismo corrosivo y expoliador nos ha llevado a una auténtica encrucijada, en la que la información se suministra como paliativo. Se actúa como si las sociedades no pudieran soportar la verdad. Nadie se asoma al balcón para pedir sangre, sudor y lágrimas. No se predican esfuerzo, trabajo e iniciativa. Apenas si se permite el debate sobre el fracaso del modelo. No se difunden ideales alternativos a los degradantes en los que se ha ido instalando a las anémicas sociedades. No hay responsables del desastre, pues todo se mueve en una enervante nebulosa. Se vive al día, sin que los ciudadanos sean capaces de rearmarse y pasar a la ofensiva.


8 Opiniones
  • Ralph

    24.07.2011

    Los liberales no deberían desperdiciar ni un minuto para culpar a las medidas keynessianas y socialdemócratas de la situación actual. Los socialistas y keynesianos deberían desaparecer y disolverse.

  • Chencho

    24.07.2011

    Hemos llegado a esta situación por culpa de la falta de libertad en los mercados y de la manipulación del capitalismo mediante la bajada de tipos. Ojalá se aprenda para el resto de nuestros días QUÉ NO HAY QUE HACER PARA ACTIVAR LA ECONOMA.Sobre todo eso que lo aprendan los socialistas.

  • Silvia

    24.07.2011

    El problema es que las ideas renovadoras han de venir por parte de liberales declarados y confesos que no tengan pelos en la lengua ni temor a nada. No se debe seguir aplicando medidas que no sean liberales...España no se lo puede permitir más.

  • Gustavo

    24.07.2011

    La sociedad está amormada pero los dos millones de jóvenes parados cuando crean que ya es hora deformar familia y se den cuenta del drama real que viven se van a enterar y que no esperen nada de la clase política actual ni futura porque no están por la labor.

  • Regina

    24.07.2011

    Sí Alberto, que se vayan pero a la cárcel por NEGLIGENCIA.

  • Alberto

    24.07.2011

    El problema es que las políticas socialistas de modificación de tipos de interés para conseguir un desarrollos artificial y ficticio y NO SANO han hecho posible esto: el agotamiento total y exhaustivo de la economía. Ahora ya no hay posibilidad de "reactivar" los tipos de interés ...¿Qué hacemos socialdemócratas keynessianos?. Mejor os váis y dejáis a los liberales.

  • Pedro

    24.07.2011

    Obama lo tiene muy crudo porque con su equivocado ideario Keynessiano está consiguiendo ue todos nos recuperemos un poco más tarde y el primero EEUU. Obama va a acabar muy mal.

  • Juan

    24.07.2011

    La crisis ha venido en hora y punto que hemos abandonado el cristianismo como referente para nuestros valores. A partir de ahí todo vale y luego pasa lo que pasa.

Dinos lo que piensas, deja tu comentario
27086 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto