Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Ciudadanos catalanes reprimidos por el nacionalismo

Roberto Rodrigo Jimenez

Xurde Rocamurdi es un ciudadano de a pie que trata de sobrevivir en su tierra, Cataluña. Es uno de los muchos pequeños empresarios multados en Cataluña por no poner los carteles de su negocio en catalán. Una persona normal y corriente, trabajadora, con sus defectos y virtudes, alguien como tú, tu hijo, tu primo, tu vecino. Todos somos un poco Xurde, por lo que recomiendo atender este video grabado por el mismo en el cual hace una crítica a los políticos nacionalistas catalanes y al PSC. En definitiva, a los que gobiernan en Cataluña y coartan las libertades de sus ciudadanos.

Estos dirigentes autonómicos no se preocupan por los problemas reales de Cataluña y sus ciudadanos, sino por mantener sus poltronas unos (PSC, ERC, ICV) y ganarla otros (CiU). Quiero hacer un inciso en el cual no incluyo en el grupo de esos políticos ni al Partido Popular ni a Ciudadanos, ya que estos están totalmente en contra de las nefastas políticas totalitaristas que están impulsando los nacionalistas y separatistas con el apoyo del PSOE en Cataluña.

Xurde Rocamundi expresa muy bien cuál es la situación en Cataluña. Las políticas que están impulsando los nacionalistas están totalmente alejadas de la realidad que se vive en Cataluña. Violan la Constitución democrática vulnerado los derechos fundamentales de la mayoría de los ciudadanos. Han corrompido las instituciones con casos con el del 3%, el caso Millet o el caso Pretoria. Por no hablar de los engaños históricos que profesan continuamente. Y además, su forma de gobernar consiste en el chantaje permanente al resto de España y la búsqueda de privilegios políticos, fiscales y económicos para ejercer el poder y sufragar el despilfarro institucional.

La alegre muchachada nacionalista separatista no quiere dejar los coches y la moqueta. Dicen garantizar políticas sociales y luchar contra la corrupción. Ja, ja, ja!, que risa que la zorra se ofrezca para ser quien cuide del gallinero después de tantos años de desmanes, excesos, gastos sin control con subvenciones cuanto menos extravagantes, viajes de Carod Rovira abriendo "embajadas" que de nada sirven salvo para gastar sin tino y recolocar a familiares.

Y coches oficiales tuneados del todavía president del Parlament. El señor Ernest Benach decidió tunear el interior de su nuevo Audi de 110.000 para hacerlo confortable. Consta de escritorio de madera a medida, reposapiés, TV, conexión para mp3 y bluetooth, todo ello por 20.000 más. Todo un lujo de vehículo, yo quiero otro para mí. En otras ocasiones, cuando la plantilla de chóferes al servicio del Gobierno catalán no daba abasto la solución era contratar taxis de lujo, cosa que le costó a los catalanes 1,1 millones de euros, no sé si estas prácticas se seguirán haciendo, pero estoy seguro que sí. Aunque no sólo lo hacen los nacionalistas, también el resto de partidos políticos, pero estos otros no los tunean a su gusto.

El gasto continúa, en cuestiones sobre el idioma, el Gobierno tripartito (PSC-ERC-ICV) que preside el socialista José Montilla ha acometido la adjudicación de un contrato por valor de casi un millón de euros para la prestación de un servicio de "transcripción" de las sesiones y actos institucionales que se celebren en la cámara autonómica. O también hay que recordar el gasto absurdo de mil euros del contribuyente que se hizo en intérpretes debido a la visita de una delegación de Nicaragua, donde no sólo se tradujo del catalán al español, sino también a la inversa. Como todo el mundo sabe, en Nicaragua no se habla en chino, sino en español, por lo que no hacía falta traductor.

La multa que le puede caer a un empresario, a un comerciante, por el Código de Consumo catalán puede ascender la sanción hasta un millón de euros si no se rotula en catalán. Esta es la libertad del nacionalismo. Vulneran la libertad de expresarse libremente en la lengua que cada cual prefiera. No respetan el marco común de convivencia de la Constitución y no garantizan la igualdad de ambas lenguas oficiales.

Cataluña siempre ha sido tierra de libertad y se ha convertido en la comunidad de la prohibición, de la sanción por cuestiones lingísticas y de la imposición como pretenden los nacionalistas. Esto y más es el nacionalismo que deambula por Cataluña, que se afana en sembrar el sentimiento antiespañol y utilizar la lengua como arma. No es mejor catalán el que habla la lengua. Tanto el catalán como el español conviven en Cataluña sin problema alguno y están orgullosos de tener dos lenguas. El problema está cuando meten mano los nacionalistas.

La Ley del cine no se queda atrás. Este nuevo invento impone que el 50 por ciento de las películas extranjeras que se exhiban deben estar dobladas o subtituladas en catalán, y la distribuidora que no lo cumpla 75.000 euritos de sanción. O sea, que unos "políticos" nacionalistas se sacan de la chistera una ley porque les apetece ver los domingos por la tarde películas en catalán. Lo que van a conseguir es que las distribuidoras se nieguen a doblarlas. ¿Y cuál fue la respuesta de las salas de cine ante la imposición de esta Ley? Pues que el Gremio de Empresarios de Cine de Cataluña hizo una protesta donde el 72% de las salas de cine cerraron.

Hablan de independizarse de España, así como si Cataluña fuese de los nacionalistas, se la apropian porque son los más chulos del barrio. Mienten como bellacos cuando se aferran a un supuesto momento histórico en el que Cataluña fue independiente. Que me digan cuando Cataluña fue independiente. El nacionalismo catalán considera que el 11 de septiembre de 1714 Cataluña pierde su independencia y se somete a una España invasora. Pero la verdad es que Felipe V y Carlos VI se enfrentan por el trono de España en la Guerra de sucesión. Rafael Casanova opta por el segundo donde defiende la ciudad de Barcelona frente al asedio borbónico. El duque de Berwick comandante de las fuerzas borbónicas, le propuso la rendición, pero Casanova no accede y pierde la batalla. El nacionalismo lo ha considera un mártir, pero la realidad es que murió a los 83 años tras haber ejercido de abogado al recibir el perdón real de Felipe V. Rafael Casanova dio vivas a España y jamás defendió Cataluña porque en 1714 no existía aún. El nacionalismo se inventa un cuento y lo hace pasar por historia y mientras se habla de ese cuento se olvidan de la realidad.

¿Qué ocurriría si el Valle de Arán pidiese la independencia de Cataluña porque sus 10.000 habitantes dicen que no son leridanos? España es plural, es distinto ser de Cádiz a ser de Oviedo, ser valenciano a ser gallego, ser de Barcelona o manchego, ahí se encuentra su diversidad cultural, una mezcla de pueblos que llevan conviviendo siglos. Luego tachan de "catalanofobia" a los que no les siguen el juego. El amor tan entrañable que los que no son nacionalistas le tienen a Cataluña es enorme. Son catalanes que han nacido, viven, estudian, trabajan y tienen casa en Cataluña. Es absurdo incidir en que estas personas tengan que demostrar que son igual de catalanes que los nacionalistas. Es un nacionalismo excluyente y rancio lo de estos políticos. Y es con lo que juegan los nacionalistas, con la división de si eres como yo eres catalán y si no, anticatalán. Por desgracia, el sentido común de estos políticos es el menos común de los sentidos.

En cuando a educación, la nueva Ley de educación en Cataluña (LEC) prohíbe que se pueda estudiar en español en las aulas, impide que los padres y las madres catalanas que así lo quieran puedan escolarizar a sus hijos en español. Incluso en los recreos se les impide a los críos hablar en español. No hay colegios en Cataluña donde se pueda estudiar en español y si queda alguno, es totalmente inaccesible para todos los que quieran ejercer ese derecho. Si esto no es totalitarismo rancio ¿Qué es?

Hay que adoptar políticas para fomentar el catalán, también el gallego, el euskera y el valenciano. Adoptar políticas para quienes quieran estudiar esas lenguas pero lo que no es de recibo es que las impongan. Hay que fomentar el bilingismo. La Constitución lo dice bien claro en el artículo 1: "El español es la lengua oficial del Estado. Todos los españoles tiene el deber de conocerla y el derecho a usarla" y continúa diciendo "Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos" y acaba "La riqueza de las distintas modalidades lingísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección". Más claro el agua.

Y como no, el Gobierno debe obligar a las distintas comunidades autónomas a colocar la bandera de España en los edificios públicos y en los actos oficiales tal y como dice la Constitución en su artículo 4: "Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Éstas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales". Lo que no se puede hacer es lo que hace la Generalitat, que incluso multa a los taxistas que llevan la bandera colocada en el taxi e incumple la Constitución no colocando la bandera de España en los edificios públicos o en los actos oficiales.

La última prohibición ha sido la de la Fiesta de los Toros, una tradición que a lo largo de los siglos se ha convertido en parte de la cultura de España. Pero hay que hacerse una pregunta ¿Porqué no prohiben los Correbous? La respuesta es sencilla, porque prohibirlos quita votos. Es cierto que también se prohibió en Canarias, pero allí tampoco se han prohibico las peleas de gallos. Hace poco me quería hacer ver un nacionalista catalán que los prohibian porque iba muy poca gente, pero ¿Eso es escusa para prohibir? Prohibir por prohibir es el lema de los nacionalistas. Ni entienden de Tauromaquia, ni lo que conlleva la prohibición de las corridas de toros, pero es que tampoco quieren entender ni conocer. Es su obsesión por borrar cualquier símbolo, fiesta o cultura que huela a España.

Los partidos políticos nacionalistas constituyen el mayor factor de desestabilización y destrucción de la democracia de cualquier país y en nuestro caso, de España. Por eso conviene seguir el consejo de Xurde Rocamundi y acudir a votar en masa a las elecciones del 28 de noviembre, como españoles, como catalanes deseosos de evitar otro totalitarismo nacionalista.

Creo en una España como nación, plural y unida. Y defiendo la profundización en los vínculos nacionales que unen a todos los españoles y sostiene la adecuada articulación reflejada en la Constitución. Los verdaderos problemas de convivencia y de reducción de las libertades los generan los nacionalismos.

Ramiro de Maeztu decía: "Los nacionalistas vascos y catalanes ven la meseta como un gran mercado donde sacar provecho" y que razón tenía.

Acabo con un poema de Joan Maragall, un poeta catalán que si viviera hoy en Cataluña sería objeto del desprecio nacionalista por el simple hecho de amar a España.

ESPANYOLS? I TANT! " Espanyols? sí! més que vosaltres! Visca Espanya!. Peró, com ha de viure Espanya?. No pas arrossegant-se pels carrerons provincians del caciquisme no pas agarrotada, com fins ara, en els lligams d"un uniformisme que és contrari a la seva naturalesa no pas en la buidor de sentit dels partits vells ni en l"aire corromput d"un centralisme tancat a tota penetració de l"aura popular sinó que ha de viure als quatre vents dels mars que la volten ha de viure en la llibertat dels seus pobles cadascú lliure en si, traient del terrer propi l"nima pròpia, i de l"nima pròpia el govern propi, per a refer tots junts una Espanya viva, governant-se lliurement per si mateixa. Així ha de viure Espanya. Visca Espanya!" JOAN MARAGALL. "VISCA ESPANYA". 5-V-1908.

¿ESPA"OLES? Y TANTO! "¿Españoles? Sí! Más que vosotros! Viva España! Pero, ¿cómo tiene que vivir España? No paso arrastrándose por las calles provincianos del caciquismo no Agarrotado, como hasta ahora, en los vínculos de un uniformismo que es contrario a su naturaleza no en el vacío de sentido de los partidos viejos ni en el aire corrompido de un centralismo cerrado a toda penetración del aura popular sino que tiene que vivir los cuatro vientos de los mares que la rodean, debe vivir en la libertad de sus pueblos cada uno libre en sí, sacando del terruño propio del alma propia, y del alma propia el gobierno propio, para rehacer todos juntos una España viva, gobernante libremente por sí misma. Así ha de vivir España. Viva España! " JOAN MARAGALL. "VIVA ESPA"A". 5-V-1908.


0 Opiniones
Dinos lo que piensas, deja tu comentario
2319 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto