Valencia Opinión Revista - Noticias de la Comunidad Valenciana y sus pueblos

Alarte se busca otro lío en la renuncia de Camps y ascenso de Fabra

David Lozano

Mientras el nuevo presidente de la Generalitat arranca su mandato "en positivo", el líder de los socialistas valencianos se mete en problemas por su actuación en la "operación sucesoria".

"En positivo", es la consigna que ha insuflado a su Gobierno el nuevo presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, que quiere que pronto se hable positivamente de la Comunidad Valenciana para zanjar los asuntos polémicos que han dado una imagen mala y distorsionada de la realidad valenciana en los dos últimos años. Con ese empeño arranca el segundo Consell de esta octava legislatura recién estrenada y lo hace también con "gestos" significativos del presidente. Así, Fabra ha querido que la primera visita oficial como presidente sea a la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo. No es simple casualidad, Alberto Fabra ha querido que así sea para despejar algunas dudas sobre un posible acercamiento al sector ripollista o a su líder, Joaquín Ripoll. Como ya dijo El Semanal Digital, las "referencias alicantinas" para el nuevo líder del PP valenciano son dos: Castedo y Pepe Císcar.

El acto de Alicante es un mensaje para un sector del partido que albergaba esperanzas de que se produjese un cambio de status quo y recuperar el poder perdido hace ahora apenas un mes. Es también una llamada a la unidad, un cierre de filas y un visto bueno a lo conseguido por Francisco Camps y los campistas de la provincia de Alicante. Una unidad todavía entre algodones pero que poco a poco y muy lentamente comienza a caminar. Desde luego resta tiempo para ver un PP valenciano unido pero sí está más cerca de que se produzca que de ver un mínimo entendimiento entre los socialistas valencianos. En el PSPV la dimisión de Camps, aunque la lógica tendría que apuntar justo al sentido contrario, ha servido para empeorar el ambiente y cuestionar el liderazgo de su secretario general, Jorge Alarte, "gracias" a su comportamiento durante la operación sucesoria de Camps.

Muchos socialistas no entienden el comportamiento "benevolente" con el PP y el por qué no han presentado candidato alternativo. En este sentido, Francesc Romeu, que ya ha anunciado que aspirar a alcanzar la secretaría general del PSPV y que cuenta cada vez con más respaldo, ha escrito en su blog: "Hoy era el momento de provocar una regeneración política necesaria para los ciudadanos valencianos, un paso en firme que demostrara que el PSPV es una alternativa real al PP. Por eso, no salgo de mi asombro cuando veo que hemos desaprovechado la oportunidad de decirle a los militantes, a nuestro electorado y a la sociedad en general que tenemos candidatura alternativa y programa de gobierno. Hemos facilitado la investidura de Fabra con un discurso vacío, lleno de obviedades y con quince propuestas, por llamarlas de alguna manera, que únicamente trasladaban al nuevo president de la Generalitat y al PP la capacidad de gobierno y de acción.

Pero el texto es más duro con Alarte que con el propio PP. Así, continua, "hemos demostrado que no tenemos liderazgo con el que enfrentarnos al PP y hemos desaprovechado la oportunidad para hablar de nuestro propio programa de gobierno, un alternativa sólida, real y de izquierdas, porque no podemos olvidar que somos un partido de gobierno. Sin embargo, el discurso que he oído nos deja permanentemente como partido de oposición. Otra cosa que aún me ha causado más perplejidad ha sido escuchar decir a Alarte desde la tribuna que le da igual que gobierne España el PSOE o el PP. Eso es dar por perdidas las próximas elecciones generales y aceptar como válido que el gobierno tatcherista del PP valenciano es un buen modelo para las políticas en el gobierno de España. Esto es un insulto a la inteligencia de la militancia y una falta de respeto a nuestro electorado presente y futuro".

Y concluye, "favorecer la investidura de un candidato del PP nos hace cómplices, acaba con el debate y no conecta ni con nuestra militancia ni con el electorado de izquierdas que nos sigue esperando. Los socialistas no podemos participar de la farándula que ha creado el PP para el negocio fácil y personal, su desprecio a las políticas sociales públicas y la venta al mejor postor de los intereses del pueblo valenciano. Visto lo visto, Fabra no es una buena solución para el gobierno de la Generalitat. Pero no podemos estar ausentes, sumisos, silenciados, porque el PSPV necesita otra cosa. Podemos y tenemos que ser la alternativa".


5 Opiniones
  • Javier

    01.08.2011

    Que el socialismo luche a "navajás", no es nada nuevo, internamente. Si no fuera así no estarían donde y como están. Pero el problema de Alarte no es Romeu, ni viceversa, es Compromis. mejor dicho: espectáculos Oltra. Hasta tal punto ha visto Morera la rentabilidad mediática de su "aliada" que no dudó en asumir su papel en la sesión de relevo presidencial. Las minorias nacionalistas del Estado les han demostrado que hay juego, que lo de ERC en valencia sólo fue un paréntesis, y que el espacio a la izquierda del socialismo y el comunismo deslabazado es posible, al menos lo suficiente para sacar réditos. Pero Morera también puede tener su andana a la vista, llamada EQUO. En el fondo se aspira a jugar el papel de los Verdes, pero tomando como referente al alemán. En estas andamos, el tremendismo político, algo que también subyuga a muchos socialistas. Frente a la contundencia dialéctica o el "numeret", Alarte apostó por una posicionamiento más institucionalista o responsable, la "responsabilidad" política como guió a una parte del electorado más moderado del que arañar los votos que necesita de cara a Madrid. Pero esta es la hora de Compromis, para visualizar la fidelidad de sus votantes y para rentabilizar, si es posible, el voto del socialismo desencantado.

  • Roberto

    31.07.2011

    Eso eso, que el PSOe siga insistiendo con el caso Grtel o Trajes o chorradas en vinagre: la gente no detecta en el PSOE ganas por mejorar la situación de nuestra comunidad sino ganas de alcanzar el poder...Qué lástima de partido.

  • Lucio

    31.07.2011

    Es que el PSOE debería haberse manifestado junto al PP cuando éste demandaba el trasvase del Ebro y nada...Estaba en silencio porque desde Ferraz les ordenaron callar para favorecer, para ordenar, lo que desde Cataluña el partido de José Luís Carod Rovira les ordenó a los socialistas.

  • Maica

    31.07.2011

    Críticas a la yugular vamos...Realmente duras hacia Alarte.

  • Juani

    31.07.2011

    No me puedo creer que Alarte encia reciba esas críticas desde su propio partido...Sin duda el PSOECV (nunca PV)está realmente mal.

Dinos lo que piensas, deja tu comentario
27947 + 1

Campos obligatorios (*)

El email no será publicado.

Por seguridad, toda etiqueta HTML será reemplazadas a texto